Continúa amplio despliegue de atención a los afectados por “Beryl” en el oriente del estado


– Se retiraron más de mil 900 árboles, 54 postes y se atendió la afectación en 83 viviendas

– Personal de Protección Civil, Ejército, Marina, SSP-bomberos prosigue con el retiro de árboles y el auxilio a los pobladores

– Valladolid, Espita, Yaxcabá, Dzitás, Dzilam González y Temax, los municipios con mayor número de reportes.

– Casi 700 personas acudieron a los albergues habilitados en todo el estado

– Alcocer Basto, resalta el fortalecimiento de la cultura de protección civil en Yucatán.

Mérida, 8 de julio de 2024.- Protección Civil continúa en diversos municipios afectados por Beryl el auxilio, la asistencia y las reparaciones por parte de las instituciones del Comité de Emergencias se mantienen de manera amplia, intensa y efectiva, informó el titular de la Coordinación Estatal de Protección Civil (Procivy), Enrique Alcocer Basto.

Aunque en Mérida, no se reportaron afectaciones de consideración, continúa en las citadas demarcaciones el despliegue de personal, equipos y unidades móviles para resolver los daños materiales provocados por el meteoro que cruzó el territorio yucateco con vientos de hasta 188 km/h, puntualizó.

Comunidades rurales, comisarías y cabeceras municipales del oriente del estado, sobre todo en la ruta que siguió el huracán, reportaron la caída de más de mil 900 árboles y de 54 postes de transmisión eléctrica, así como un indeterminado número de anuncios espectaculares y otras estructuras, además de daños en 83 viviendas y encharcamientos en las mismas.

Los mayores perjuicios se registraron en el municipio de Valladolid, donde los reportes al 9-1-1 y a las autoridades de Procivy fueron de unos 300 árboles y 35 postes, al igual que en Sinanché, en el tramo a la carretera a San Crisanto, donde en total se informó del derribo de 290 árboles, lo que da idea del embate del ciclón tropical en esta región del estado, indicó.

Otros municipios que reportaron caída de árboles fueron Sucilá 145; Chankom 120,  Chemax 100; Uayma 71 (y dos postes), Calotmul 70, Yobain 65, Cenotillo 50 y Dzitas 50, entre muchos otros en menor número.  En Tunkás se reportó el derribamiento de 12 postes de electricidad.

También reportaron daños por los mencionados motivos Espita, Yaxcabá, Dzitás, Dzilam González y Temax. Otros municipios como Chemax, Tixcacalcupul, Buctzotz, Tekal de Venegas, Izamal, Tinum y Yobaín también resultaron afectados, pero de manera moderada.

En total se retiraron mil 903 árboles que cayeron en caminos, carreteras, predios de vivienda y áreas públicas, que continúan siendo retirados por personal de protección civil, bomberos y elementos de la Secretaría de Seguridad Pública. De manera inmediata, se atienden viviendas afectadas por ese motivo, informó Alcocer Basto, quien recorre la zona oriente para coordinar acciones.

Mencionó que moradores de viviendas, principalmente de Chemax, Chichimilá, Valladolid y Celestún fueron perjudicados por encharcamientos que alcanzaron de 15 a 20 centímetros de altura, ante lo cual fueron auxiliados por bomberos, personal de Protección Civil tanto estatal y municipal, así como por la Marina, el Ejército Mexicano y la Cruz Roja.

Un ejército de trabajadores de la CFE resolvió en el menor tiempo posible los apagones que ocurrieron en diferentes localidades y restableció ya a la fecha el fluido eléctrico prácticamente al cien por ciento en los municipios de mayor afectación, sobre todo los del oriente del estado, compartió el titular de Procivy, quien aclaró que será la paraestatal quien dé más detalles de sus actividades.

Expuso que la población acudió a 190 de los refugios instalados, 147 en cabeceras municipales y 43 en comisarías, con una afluencia máxima concurrente de 699 personas, asistidas por personal del gobierno del estado, Ejército y  Cruz Roja.

El titular de Procivy destacó la capacidad de respuesta y la amplia movilización de las instituciones que conforman el Comité de Emergencias de la Coordinación Estatal de Protección Civil. Nunca antes en la historia del estado se había desplegado tal cantidad de recursos humanos y materiales para trabajar en equipo en la salvaguarda de la población, aseguró.

En ese sentido, destacó la respuesta de la población a las indicaciones del personal de Protección Civil para desalojar sus viviendas asentadas en zonas inundables, cercanas a las ciénagas y en situación vulnerable para trasladarse a los refugios habilitados en toda la geografía del estado.

Incluso, añadió, turistas que se encontraban en el Palacio Municipal de Valladolid fueron llevados a algunos de los albergues abiertos para su seguridad.

El blindaje total del estado con acciones en los 106 municipios fue fundamental para lograr el saldo blanco que ha caracterizado el paso de los huracanes por el estado.

Un ejemplo muy especial es el de la comisaría de Chulután en Chemax donde un edificio icónico conocido como la Casa del Rey se derrumbó sobre una vivienda endeble. Pero la familia que habitaba el predio no se encontraba en el momento del colapso, ya que siguió la instrucción de buscar refugio con familiares que tuvieran viviendas más fuertes para pasar el ciclón. Una clara muestra de cómo la prevención salva vidas

Aunque aparentemente no hay relación entre intensidad y esfuerzo, ha sido importante y considerable el despliegue, el operativo de las instituciones de los tres órdenes de gobierno, y más aún relevante y digna de encomio la respuesta de las comunidades, sobre todo de las áreas y zonas más vulnerables, agregó.

Informó que se dispusieron los recursos autorizados por el Comité de Emergencia para el avituallamiento de los albergues, la adquisición de gasolina para las unidades de transporte, la compra de motosierras y de otros implementos, además de láminas que serán parte del reparto a las viviendas dañadas.

Gracias a la cultura de protección civil de la población y a la efectiva respuesta de las autoridades, que nos permitió trabajar en equipo, no lamentamos pérdidas humanas ni lesionados, resaltó Alcocer Basto, quien llamó a los habitantes de la entidad a mantenerse informados por los canales oficiales toda vez que sigue vigente la temporada de huracanes.