Injusticias laborales


Vía y cruces de los derechos humanos

Derechos que han costado muchas vidas

Tiempos hubo en los que los trabajadores únicamente recibían como pago por sus servicios la comida y un sitio donde dormir. Épocas en las que el o los patrones eran los amos y señores de vidas y haciendas, hechos no solo privativos de México.

Movimientos armados, rebeliones que dejaron muertos, obreros y obreras que protestaron por lo que consideraban injusticias por la explotación laboral y la insuficiencia en la paga, luchas por el derecho de organización sindical, el derecho a la huelga y tantas y tantas injusticias que una Ley Federal del Trabajo intentó reivindicar para que a los trabajadores se les respetaran sus derechos laborales, consagrados en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Mayo 31 de 1906, en plena efervescencia por el dominio del dictador Porfirio Díaz y una compañía minera cuyo dueño era el coronel estadounidense en retiro, William C. Greene, quien se dice pagaba buenos salarios, pero las condiciones laborales eran deplorables, terribles, señalan historiadores.

El Partido Liberal Mexicano acogió a mineros que buscaban justicia para sus condiciones laborales en contra de las leyes mexicanas y los excesos de funcionarios y capataces extranjeros en esa organización minera.

El 1 de junio de 1906 inició la huelga en la mina Oversigth, ante la reducción de personal, no así de la carga laboral y por el mismo salario. Los trabajadores mexicanos ganaban 3 pesos, pedían salario mínimo de 5 pesos, y ocho horas de labor. Los extranjeros ganaban 7 dólares, además de las concesiones para estos últimos.

Rangers de Arizona entraron por la fuerza a territorio mexicano y el mismo ejército mexicano intervino para aprisionar a los líderes del movimiento que fue llevado hasta la Revolución Social de 1910.

En dos días de lucha murieron 23 personas y quedaron 22 lesionados. Pero la huella de la lucha por un salario justo quedó ahí.

Fue el 5 de enero de 1934 cuando el presidente interino de México, Abelardo L. Rodríguez, Abelardo Rodríguez Luján, estableció el salario mínimo, que es la menor cantidad que los empleadores pueden pagarle a sus trabajadores, por determinada jornada de trabajo.

Hoy se ha avanzado mucho en el establecimiento del salario mínimo, que todavía se considera insuficiente y quizá haya algo de razón en eso cuando nos enteramos que nuestro país, declaración del 10 de diciembre 2020, de la secretaria del Trabajo y Previsión Social,

María Alcalde Luján, México está en el lugar 82 en lo que respecta al salario mínimo universal y en el último lugar en lo que respecta a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, entre 29 países.

Este año el salario mínimo general es de $141.70 excepto en la zona libre de la frontera norte que es de $213.39. Además están los salarios mínimos de profesiones, oficios y trabajos especiales que fluctúan hasta los $317.29, para reporteros y fotógrafos de medios informativos.

No hay que olvidar que el derecho al trabajo está tutelado por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y ese derecho no debe de costar vidas, o cárcel, como en otros tiempos, porque esa fue la senda que tuvieron que recorrer quienes protestaron por la injusticia de un pago suficiente por una jornada laboral y aunque el pago hoy no es lo necesario, hay que seguir insistiendo, con las leyes en la mano, para no recorrer injustamente la vía y las cruces de l